Espacio y rincones tradicionales: los barrios de San Francisco de Campeche

Texto por Emilio Rodríguez Herrera

La ciudad capital del estado de Campeche posee interesantes historias que atraen a los visitantes y aún a los lugareños que conocen estas tierras. San Francisco de Campeche es un espacio donde se conservan numerosas huellas que el tiempo ha manifestado por medio de sus tradiciones y construcciones civiles y religiosas, que se descubren en sus barrios, que datan del siglo XVI y XVII, y que revelan su propia historia en sus callejones y esquinas.

 

IMG_9653 Barrio de Santa Ana

Barrio de Santa Ana

 

San Francisco, Santa Lucía, San Román y Santa Ana se originaron a partir de la colonización de los que llegaron a estas tierras a conquistar; poco a poco estos espacios fueron habitados y urbanizados. Cada barrio encierra historias peculiares de su población indígena, azteca y mulata; quienes estuvieron al servicio de los colonizadores durante los años en que duró el virreinato, gobernado por los representantes del rey de España.

 

IMG_9631 barrio de San Román

Barrio de San Román

 

San Francisco y Santa Lucía son los más antiguos, su población estuvo compuesta por indígenas mayas, al momento del contacto con los españoles. Por esta razón, en el primero de ellos se construyó el Convento de la orden de los franciscanos con el objetivo de evangelizar a los indígenas de toda la península de Yucatán, además, ahí mismo, se organizó a los indígenas en una república, sujetos al cabildo español; mientras que el segundo continuó con sus actividades cotidianas bajo el gobierno de la República de indígenas.

 

IMG_9638 Barrio de San Francisco

Barrio de San Francisco 

 

IMG_9646 Barrio de Santa Lucia

Barrio de Santa Lucía

 

San Román y Santa Ana se registraron, por primera vez, en la historia de San Francisco de Campeche, cuando los indígenas fueron congregados en esos espacios -donde el español no habitaba- junto las naborías, los aztecas y los mulatos, alrededor del patrono con el que se les evangelizó y de acuerdo con el trabajo que realizó Tomás López Medel a mediados del siglo XVII.

Durante la conquista y los primeros años de colonización existió un espacio despoblado, con árboles tíntales y yacimientos de cal, que separaba a la República de indios del barrio de San Francisco o Campechuelo con el asiento español, donde se ubicaron las primera autoridades españolas, hoy centro histórico de la capital campechana rodeado de sus murallas. Este espacio, denominado después barrio de Guadalupe, fue un paraje donde se construyó un oratorio dedicado a la virgen de Villuercas, llamada de Guadalupe, y fue habitado por los españoles que la veneraban y por los migrantes de la isla Canarias que llegaron a San Francisco de Campeche alrededor del siglo XVIII.

 

IMG_9635 Barrio de Guadalupe

Barrio de Guadalupe

 

Desde finales del siglo XVI, los españoles poseyeron estancias en los barrios campechanos que se dedicaron a la cría y comercio del ganado; posteriormente, en el transcurso del siglo XVII, se transformaron en haciendas al combinar la cría de ganado con la agricultura y al comercializar de sus principales productos. Así, los españoles, dueños de las grandes extensiones territoriales de los barrios convivieron con los indígenas; lo que ayudó para que en cada barrio se destinara un espacio dedicado a su patrono y que, por consiguiente, se construyera una iglesia, con su parque y sus viviendas señoriales.

En los barrios campechanos se aprecia la arquitectura civil, de la época virreinal y del siglo decimonónico, en sus construcciones -condicionadas como viviendas-, así como también se denota la arquitectura franciscana en las edificaciones religiosas. Las calles principales se comunican por callejones rodeadas de edificios que remontan a los siglos XVII al XIX, con historias que narran los sucesos de sus habitantes y leyendas mayas, religiosas, de piratas, de amor y de pasiones. En cada rincón existen anécdotas de sucesos y costumbres que son relatadas por las generaciones de personas longevas: son las leyendas que dan vida al Campeche desconocido y están llenas de aventuras naturales y sobrenaturales.

El parque y la iglesia de cada barrio se convierten en el punto de encuentro de las familias que, tradicionalmente domingo a domingo, conviven y se divierten. Estos barrios son una puerta que invita a conocer la historia y las leyendas, llenas de misterios y emociones de lo que fue el ayer de la sociedad campechana.

IMG_9627 Catedral campechana

Catedral Campechana

 

Para conocer más consúltese:

Pino Castilla, Enrique. Las esquinas de Campeche, tercera edición, Campeche, Gobierno del Estado, 2010, (Colección Justo y Solidario).

Rodríguez Herrera, Emilio. “Los barrios tradicionales de San francisco de Campeche” en Ciutat Campeche, Patrimonio mundial N° 16, año 2, noviembre – diciembre de 2008.

Rodríguez Herrera Emilio. “Asentamiento en el Barrio de Santa Ana en el siglo XVI” en Glifos, Revista Electrónica del Instituto Nacional de Antropología e Historia, año 1, Vol. 2, agosto – octubre de 2014, pp. 36 – 43.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s