Desarrollo histórico de los sitios de transformación de los productos metalúrgicos en Mineral de Pozos, Guanajuato.

Texto por Andrea Monroy Braham

Introducción

Un siglo después de la conquista, la extracción de los minerales preciosos en México se consideraba todavía una actividad económica de producción, que generaba riqueza en parte de la nación. Este sector fue en un principio privilegiado, pues varios recursos económicos fueron dirigidos hacia este ámbito, lo que propició que se establecieran diversas tecnologías y procesos encaminados a la obtención de los productos mineros; distintas poblaciones gozaron de los privilegios que traía consigo la actividad minera en su localidad, enfocándose en crear un contexto dedicado solamente a la minería, lo que orilla a depender directamente de su producción. El avance de la ciencia y de la tecnología, en los años sucesivos, resguarda a este sector, sin embargo, los asentamientos mineros, que no están a la par de las tecnologías van quedando rezagados convirtiéndose en obsoletos y disfuncionales, lo que los orilla a la quiebra o al abandono; Muchas de las técnicas utilizadas en el proceso de beneficio son ahora dignas de admiración, por la influencia, también directa, hacia el lenguaje arquitectónico de la producción, así mismo, los cambios realizados en el paisaje pueden considerarse como dignos de estudio, para el conocimiento general.

Las minas tuvieron una serie de procesos evolutivos relacionados con el contexto socio-político que se vivía durante el siglo XVIII, esto nos habla de las repercusiones económicas que el país tuvo a lo largo de esta etapa, hay que considerar también, que los fenómenos históricos a nivel internacional, tienen una influencia indirecta hacia el crecimiento del sector, por lo que comienza el impulso por parte del gobierno para estar a la vanguardia y nivel de los otros países, dándose el caso, de la apertura de la inversión extranjera, que trae consigo, la influencia arquitectónica de las regiones mineras, que se ve claramente reflejada en las construcciones donde habitaron o se desenvolvieron estas empresas internacionales.

Antecedentes

México siendo un país privilegiado en yacimientos de minerales preciosos, sobre todo en el estado de Guanajuato, donde su constitución mineral  se debió a los poderosos fenómenos de los movimientos terrestres y la evolución del subsuelo, generó un sistema de Vetas argentíferas, como la Veta madre intensamente mineralizada; estas vetas contienen longitudes variables, casi todas con dirección noroeste, y son probablemente las más prolongadas de México, incluyendo ramaleos o vetillas, de las cuales permitieron el asentamiento de los Minerales.

  Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.48.05 a.m..png

Imagen 1 Plano Geognóstico de Guanajuato. De 1866. O y B. donde claramente se ve la trayectoria de la veta madre que da origen a los asentamientos mineros

Desde fecha muy temprana en la Nueva España se localizaron y pusieron en explotación numerosos y abundantes yacimientos de plata. Hallados gracias a las informaciones que proporcionaban los indígenas o bien por simple observación; los minerales comenzaron a ser extraídos mediante procedimientos muy sencillos. Una vez localizado el mineral, su extracción se iniciaba por lo general, siguiendo la veta desde su afloramiento, practicando una explotación a cielo abierto. A medida que se profundizaba, el tajo abierto se iba convirtiendo en un gran socavón que, a veces, llegaba a formar una cueva artificial con ramificaciones excavadas según la dirección de las vetas que se seguían o iban encontrando; y ahí sería donde se establecerían las haciendas dedicadas a la extracción de los minerales de la tierra.

Los procesos de beneficio y sus instalaciones

Será preciso determinar, los procesos de obtención de los minerales relativos al complejo minero; esto arrojará datos de las instalaciones necesarias para su extracción y la configuración espacial necesaria para que se llevaran a cabo esas actividades. Por un principio, y para marcar un parámetro se indagó sobre los primeros métodos utilizados en la Nueva España para el “beneficio” de los metales.

Beneficio por fundición

La aplicación de calor continuo a los minerales, para separar su contenido metálico y separarlo de las impurezas será, la técnica utilizada en el beneficio de la fundición; esta se realizará de dos tipos: por fundición sencilla, en hornos castellanos donde no es necesario moler el material triturado, y después paran a la copelación; o en fundición combinada, por medio de hornos de reverbero y tostadillo, en donde es necesario no solo la trituración del mineral, sino también su molienda, después de haber pasado por el horno dando como resultado un polvo fino que recibiría el nombre de “harina”, para después concluir con una fundición con copelación.

Beneficio por azogue

Para el método de amalgamación es necesario contar con el material triturado y después molido, posteriormente se recurría al ensalmorado, que consistía en la adición de agua y sal magistral sobre el producto molido, dentro de un patio, con características especiales para su tratamiento, y en donde se rociaba sobre la mezcla el mercurio o azogue, formando una torta que se removía para favorecer la unión del mercurio con los metales. Una vez concluida la amalgamación, continuaría la decantación del material en donde se suministraba otra nueva cantidad de agua, llevándose a cabo una sedimentación que separaba las impurezas de la torta, la amalgama de metales y mercurio, se depositaba en el fondo de la tina formando una pella que se retiraba se colocaba en unos moldes cónicos llamados piñas. Estas piñas eran colocadas bajo alambiques para aplicarles calor que separaba el mercurio de los metales por destilación, por último, se recurría a la fundición del metal para su conversión en lingotes.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.48.24 a.m..png

Imagen 2 Procedimiento de Beneficio de los minerales empleados en México durante los siglos XVI -XVIII.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.48.57 a.m..png

Imagen 3 Imagen de molienda junto a hornos de fundición, recuperado de AGN, 2014.

Asentamientos Mineros

Las haciendas de beneficio

Las haciendas de beneficio fueron, en varias ocasiones, las primeras edificaciones de un asentamiento en la Nueva España, algunas de ellas, se convirtieron en fortalezas, es por eso que su configuración espacial, de los reales de minas y de las poblaciones que fueron centros de beneficio de metales, fueron estrechamente relacionados con el desarrollo de las minas. Su localización exigía la cercanía a los afluentes de agua, cuya ruta es muy irregular, y por otro lado la morfología de los cerros y su topografía en la que se emplazaban.

Las haciendas de beneficio no tuvieron un plan preconcebido, si no que variaba por su extensión y componentes en función del terreno disponible, como se mencionó antes, de sus características topográficas, del sistema de procesamiento a seguir, y la magnitud de la producción; sin embargo, sí siguieron un programa básico y manifestaron un partido en lo fundamental en función del proceso metalúrgico.

Si estaban asentadas las haciendas extramuros del pueblo, se edificaban en una superficie del tamaño y forma de un solar, pero si se encontraban en el campo a la orilla del arroyo, la superficie y forma era variable. La importancia se medía por el número de arrastres o batanes que existían, ya que éstos eran la medida de su capacidad de beneficiar el metal, pero también por los hornos que poseía, ya que significaba el reflejo de la inversión realizado. El tamaño también determinaba la magnitud de la población que estas albergaban y el tamaño del sistema edificado.

Para el proceso en el área de producción implicaba tener espacios como los molinos, hornos, corrales para cabras y equinos, vivienda para los propietarios, el mayordomo, los indios, y para los esclavos; almacenes para: los aperos, greda y cendrada; cocheras, y cobertizos para proteger los fuelles, etc.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.49.35 a.m..png

Imagen 4 Programa arquitectónico de la mina de Santa Brígida en Mineral de Pozos Guanajuato, México. Plano elaborado por Arq. Andrea Monroy Braham

Poblaciones mineras

La fundación de ciudades hispanoamericanas cuentan, en su mayoría, con diseños en forma de damero, procedentes de una tradición clásica que iría desde las ciudades de Grecia hasta España, donde entorno a la plaza mayor, se concentraran los poderes civiles y religiosos: la catedral, el cabildo o casa de las autoridades municipales, la casa del gobernante (virrey o gobernados), la picota y los comercios. Otro de los elementos habituales de la plaza sobre todo a partir del siglo xviii, es la fuente central, sin embargo, en algunas ciudades costeras, coexisten dos plazas donde se distribuyen en una, los edificios institucionales y la otra destinada a las actividades económicas y de influencia portuaria.

Las poblaciones mineras se definen como pueblos o comunidades, que reciben los impactos económicos, sociales y ambientales de la actividad minera;. La distribución del espacio urbano en las ciudades mineras respondía a las necesidades de las relaciones de producción, prevaleciendo el desorden en la instalación de edificaciones, llamado elegantemente de plato roto, la boca mina podía dar cierto criterio de organización, pero no siempre se cumplía con un mínimo de orden en la distribución espacial .

En el estado de Guanajuato los espacios mineros se caracterizan con un establecimiento policéntrico inicial asociado a la dispersión de las actividades mineras, puede decirse que, en algunas ocasiones, la ocupación del suelo se llevó a cabo, en dos niveles: en las partes altas de los valles – los sitios mineros de la montaña- y en la parte baja de los valles, a lo largo de los cursos de agua en donde se establecían las haciendas de beneficio de los minerales. El centro urbano principal se irá superponiendo en forma lineal, a lo largo de las cañadas sinuosas y los ríos. Las calles, callejones y espacios público no son aquí el elemento base para la organización de las parcelas, sino que aparecen como resultado del espacio libre entre construcciones.

El estado de Guanajuato, siendo un estado lleno de Reales de minas cuenta con diversos ejemplos de estas urbanizaciones que afloran en la topografía.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.50.14 a.m..png

Imagen 5 Geología de la población Mineral de Pozos donde se aprecia el desarrollo de la población de manera lineal a orillas del arroyo y el cerro. Recuperado de google earth 2016.

El caso de Mineral de Pozos

Mineral de Pozos se encuentra a 12 km al Sur de San Luis de la Paz en el estado de Guanajuato, que se encuentra dentro de la zona del Bajío en México, en las coordenadas 11° 23´90” de lat. N y 21°15´20” de long W a 2383 m sobre el nivel del mar.

 Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.50.29 a.m..png

Imagen 6 Ubicación de la mina de Santa Brígida, recuperado de Meyer, Francisco (1998).

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.50.44 a.m..png

Imagen 7 Casa Habitación abandonada, Mineral de Pozos, archivo Monroy 2015

Mineral de Pozos se funda con el nombre del Palmar de Vega en el año de 1585, cuando los colonos, atraídos por la existencia de las primitivas minas trabajadas por los indios Chichimecas de la región, no dudan en establecerse trayendo consigo a las misiones jesuitas quienes llevarían a cabo las principales labores colosales en la explotación de las minas, dejando como testigo los grandes tiros construidos con una excelente precisión, así como los hornos de fundición que ahora son monumentos que identifican la riqueza y el trabajo minero en el estado de Guanajuato.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.51.19 a.m..png

Imagen 8 Hornos jesuitas en la mina de Santa Brígida, fotografía Dela Peña 2016

Durante sucesivas revoluciones estuvieron abandonadas las minas, al igual que gracias a la expulsión de los jesuitas, quienes abandonaron las instalaciones dejando a su suerte a las haciendas, las cuales con el transcurso de los años se volverían a activar, ya con diferentes tecnologías y nuevas adiciones en las construcciones, gracias a los inversionistas extranjeros que en el año de 1897, verían en aquella pequeñas población el potencial de desentrañar los productos metalúrgicos de la tierra.

La ciudad creció gracias a esta gran bonanza que tuvo este Real de minas, y se conformó con todos los servicios que podría tener una población próspera, podemos observar que el tejido del asentamiento, se desarrolló a lo largo de los arroyos principales -La Trinidad y de Chula- así como sobre su topografía accidentada, donde las construcciones emergen acomodándose de manera singular.

Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.51.33 a.m..pngImagen 9 Fotografía de Mineral de Pozos

 Captura de pantalla 2017-04-25 a las 10.51.58 a.m..pngImagen 10 Mina Cinco Señores, archivo Monroy 2014.

La red que conforman las minas (ver plano imagen 5) aparece, desde los puntos más altos de la zona y van disgregándose conforme se acercan a la población, sin embargo, existen algunas boca minas pequeñas que quedaron inmersas en el crecimiento del asentamiento.

La plaza principal va aunada a la única vía principal que cruza la población y que conecta con la municipalidad de San Luis de la Paz, cabecera municipal de la región, dispuestos a su alrededor no se encuentran los poderes principales de gobierno y religión, sin embargo, se encuentran presentes de manera que niegan rotundamente a esta plaza central como si esta disposición se hubiera realizado posterior a la designación de los espacios, tal como se mencionaba anteriormente.

A partir de siguientes sucesos casi catastróficos la población se encontró en desolación, y el número de sus habitantes una vez más disminuyó hasta el punto de convertirse en una población abandonada, todas sus edificaciones se encontraban o se encuentran en completo a abandono, es como si el tiempo ya no hubiera avanzado en la población, gracias a esto, podemos observar distintos fenómenos arquitectónicos que, sin hacer a un lado los eventos lamentables, nos permiten a preciar la singularidad arquitectónica de una población minera.

BIBLIOGRAFÍA

  • Bargalló, M. La minería y la metalurgia en la América española durante la época colonial. México: Fondo de Cultura Económica, 1955,
  • Delgado, Javier. Ciudad-región y transporte ene l México Central, un largo camino de rupturas y continuidades. México: UNAM, 1998.
  • Díaz-Berrio, Fernández, Salvador. Estudios y restauración del patrimonio arquitectónico urbano. México: UAM, 2011.
  • Flores, Clair, Eduardo. Comp Pilar Gonzalbo Aizpuru. Espacios en la historia: Invención y transformación de los espacios sociales. Conquista de territorios = riqueza minera novohispana. México: Colmex, INAH, 2015.
  • González, Pedro. Geografía local del estado de Guanajuato. México: Escuela Industrial Militar, 1904.
  • Martínez, Castilla, Zoila. Guías prácticas para situaciones específicas: manejo de riesgos y preparación para respuestas a emergencias mineras. Chile: Santiago de Chile, Naciones Unidas, 2003. P 15-16
  • Meyer, Cosío, Francisco. La minería en Guanajuato: denuncios minas y emoresas (1892-1913). México: Colegio de Michoacán, 1998.
  • Monroy, Braham, Andrea. Los hornos en el beneficio de los metales en la Nueva España siglo XVI-XVIII.
  • Piñera Ramírez, David coord. Visión histórica de la frontera norte de México: de los aborígenes al septentrión novohispano. Vol 1 México: Universidad Autónoma de Baja California, 1994.
  • Real Academia Española. Diccionario de la lengua castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con las phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes, y otras cosas convenientes al uso de la lengua dedicado al Rey nuestro señor Don Phelipe V. Madrid: Imprenta de Francisco del Hierro, 1726.
  • Salazar, González, Guadalupe. Las haciendas ene l siglo XVII en la región minera de San Luis Potosí: su espacio, forma, función, material, significado y estructuración regional. México: Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 2000.
  • Sanz, Camañez, Porfirio. Las ciudades en la América Hispana: siglos XV-XVIII. España: Madrid, editorial Silex, 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s